Invitación

. viernes, 9 de mayo de 2008

A lomos de mi citroën verde, es decir, a caballo entre Fuenlabrada y Madrid, ha saltado la polémica: ¿nos vemos abocados a la catástrofe? o ¿la tierra vive su mejor momento? Cuatro profesores sentados en unos sillones, desplazándose por el mundo y emitiendo CO2 se disponen a afrontar el viernes con un poco de diversión dialéctica. ¿Es nuestro planeta inagotable? o ¿la naturaleza no puede alimentar a tanta gente? Vamos galopando entre coches y naves industriales, al fondo se vislumbra una ciudad rodeada de una muralla grisácea que la protege del sol. ¿Podríamos vivir de forma más sencilla y evolucionar? o ¿los transgénicos son el mayor síntoma de la evolución humana? Se suceden los argumentos mientras el bosque de naves industriales deja paso a una sucesión de viviendas de protección oficial. ¿Es el PIB el motor de nuestra sociedad? o ¿El sistema productivo no tiene fin? Mientras Jeff Buckley remata “Last goodbye” por lo bajini, para no alterar la conversación, y ya dentro de las sucesivas capas arquitectónicas que envuelven la capital, me dispongo a parar el coche. ¿Son las energías limpias posibles y deseables? o ¿es la energía nuclear la perfecta sustituta de los combustibles fósiles? Ya solo, sin coche ni compañeros, subo la cuesta que me separa de mi casa. ¿Son los sistemas energéticos los que mueven y han movido el mundo? o ¿hay otras muchas cosas en las sociedades humanas que nos permiten sobrevivir y mejorar?

A priori me decanto por el catastrofismo y la necesidad de imaginación para poder salvarnos.

Necesito ayuda.

No sé si podré dormir hoy.

4 comentarios:

Enrique P. Mesa García dijo...

Tranquilo, aquí estoy yo para salvar su sueño: primero esto y luego esto otro.
Y perdone los enlaces, pero creo que así queda todo más claro.

migaravis dijo...

¿A quién le preguntas?¿Al primo de Rajoy?
Si es a el puedes dormir tranquilo.

pablogcg dijo...

La verdad es que se podría decir algo de todas esas preguntas, pero serían necesarios no uno, sino varios blogs. Mientras alguien se pone a ello, yo tampoco sé si podré dormir hoy, pero no sólo por las cuantiosas y potentes cuestiones anteriores, sino porque hoy (por ayer) me dormí una siesta descomunal de cinco horas. Veremos

Eloy Garavís dijo...

Sr. Mesa, sus dos artículos son muy interesantes y edificantes (recomiendo a todo aquel que se acerque por este rincón que los lea: pinchen en la palabra "esto" y en el sintagma "esto otro" del comentario de D. Enrique). Le agradezco su intención salvadora, pero sigo con problemas de insomnio. Es evidente que una de las funciones de la filosofía es analizar y otra plantear preguntas. Así que después de leer atentamente sus dos propuestas de análisis, me surgen nuevas incógnitas: ¿será el pensamiento capaz de encontrar soluciones a la problemática medioambiental y así poder emanciparse de "lo natural" y ofrecer un modelo diferente de supervivencia más acorde con los límites -indiscutibles- del planeta? o lo que resulta más difícil: ¿cómo? El capitalismo, según usted, tiene como esencia la explotación de la vida humana: ¿sería posible reformar el propio sistema para que la vida no entrase dentro de los fines de explotación y así poder situar al hombre como fin en sí mismo y de esta forma poder continuar existiendo de una forma más libre y avanzada, es decir, llegar a la emancipación? Tengo un lío del copón. Recomiendo la lectura del comentario que Valeriana G hace al post "patriotismo" ya que habla sobre el mismo tema que nos ocupa.
No me queda más que agradecerle tan amable participación en este patio en el que siempre será bienvenido, con enlaces o no (como usted lo vea mejor).
Sr. migaravis, ojalá me hubiera dado esta respuesta antes que D. Enrique porque me hubiera evitado otras dos noches en blanco.
D. Pablogcg, tiene usted toda la razón, hagamos varios blogs para abrir debates, qué divertido. Las siestas de cinco horas son las mejores. Yo hoy me he decantado por la de tres, ya veremos qué pasa luego.
Salud.

Etiquetas

Buscar