Preparado

. lunes, 8 de septiembre de 2008

Cuando a uno le hablan de crisis le sale una especie de película protectora por encima de las orejas por la que la palabra resbala y tan sólo deja un eco de su pronunciación. Que te vengan a la memoria las múltiples crisis laborales y personales de los diez últimos años es casi normal. No te has comprado piso porque no podías fiarte de los diferentes contratos indefinidos que se han ido sucediendo y lo que es más importante, porque los precios parecían concebidos más para ricachones que para trabajadores con una nómina media. Te has gastado los pequeños ahorros de cada año en viajar, en disfrutar de buenas comidas acompañadas de mejores vinos y en sobrevivir cuando eran exiguos. Así que no te queda nada como para preocuparte por una crisis más. Estás preparado.




2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya ves...

Aquí traigo a colación estos increíbles versos de Juan Carlos Mestre, que tanto nos gusta:

ANTEPASADOS

Mis antepasados inventaron la Vía Láctea,
dieron a esa intemperie el nombre de la necesidad,
al hambre le llamaron muralla del hambre,
a la pobreza le pusieron el nombre de todo lo que no es extraño a la pobreza.
Poco es lo que puede hacer un hombre con el pensamiento del hambre,
apenas dibujar un pez en el polvo de los caminos,
apenas atravesar el mar en una cruz de palo.

Mis antepasados cruzaron el mar sobre una cruz de palo,
pero no pidieron audiencia,
así que vagaron por los legajos
como los erizos y los lagartos vagan por los senderos de las aldeas.

Y llegaron a los arenales,
en los arenales la tierra es brillante como escamas de pez,
la vida en los arenales sólo tiene largos días de lluvia y luego largos días de viento.

Poco es lo que puede hacer un hombre que solo ha tenido en la vida estas cosas,
apenas quedarse dormido recostado en el pensamiento del hambre
mientras oye la conversación de los gorriones en el granero,
apenas sembrar leña de flor en la sábana de los huertos,
andar descalzo sobre la tierra brillante
y no enterrar en ella a sus hijos.

Mis antepasados inventaron la Vía Láctea,
dieron a esa intemperie el nombre de la necesidad,
atravesaron el mar sobre una cruz de palo.
Entonces pusieron nombre al hambre para que el amo del hambre
se llamara dueño de la casa del hambre
y vagaron por los caminos
como los erizos y los lagartos vagan por los senderos de las aldeas.

Poco es lo que puede hacer un hombre con las migas de la piedad,
comer pan mojado los días de lluvia a los que luego seguirán largos días de viento
y hablar de la necesidad,
hablar de la necesidad como se habla en las aldeas
de todas las cosas pequeñas que se pueden envolver con cuidado en un pañuelo.
...........

Más vale que la cosa no se ponga realmente fea porque la Vía Láctea ya está inventada y no queda esperanza al otro lado del mar.
saludos:
Valeriana G.

rubén dijo...

suena a aquello de listos para la reconversión.

para mí una crisis es más o menos esto:

- una constructora promueve un edificio
- A compra 8 casas para inflar el precio
- B tiene curro fijo y se lanza
- C tiene situación inestable pero confía en la coyuntura que le pintan

llega la famosa crisis:
- A se retira del negocio (perder algunos millones es algo que se puede permitir)

- B reajusta su consumo a la baja

- C se despluma porque además le echan del curro

- el promotor se guarda los beneficios de operaciones anteriores y le pide al gobierno que después de dejarle contratar ilegalmente a gente como C, permitir que especule a sus anchas y todo lo demás le saque las castañas del fuego.

a la vez:

- A busca especular por otro lado, otro país, otro ramo de actividad.

- el colega izquierdista de B dice qye se trata de promover vivienda en condiciones justas y sostenibles pero no hay coyuntura para presionar en esa dirección a los poderes establecidos.
el colega liberal de B dice que eso es imposible porque va contra el mercado, porque las autoridades políticas deben quedar fuera de la economía (como los profanos del templo, vamos) y a la vez culpa al gobierno de todo (a la italiana: piove! porco governo!) porque la solución que ofrece es que los que como C se han quedado sin curro y sin pasta paguen menos impuestos y no cobren el paro para que no se malacostumbren, es decir, en términos realistas: que el promotor y el especulador se vayan de rositas del negocio y encima no paguen impuestos y si puede ser el estado les tape el agujerillo y que C se joda y se busque la vida por muertodehambre, poco cualificado y vago, que no quiere currar y así va el país.
B les escucha y piensa que ya se apañará.

C sabe que no puede contar con ninguno de ellos y, cuando se ha cansado de pensar, cruza los dedos.

Etiquetas

Buscar