La edad oscura

. jueves, 20 de marzo de 2008

Hoy me ha vuelto a funcionar el e-mule y he podido buscar canciones de Alela Diane. Me la recomendó Valeri-Ana el otro día. Recuperé también el valor de la conversación con los amigos, quizás fuera así por las vacaciones. Benditas vacaciones. “Bendito: dichoso (que incluye o trae dicha y felicidad)”.

El caso es que siempre me ha resultado más grato charlar que escribir; y ahora estoy aquí, frente a una pantalla, tecleando palabras, dándole a la cabeza en soledad. O quizás éste sea el nuevo bar de la esquina, el nuevo patio de Monipodio donde concretar los negocios del día. Cuestiones digitales (y verbales) que ya se irán resolviendo, digo yo.

Acabo de leer unas palabras de Alejandro Gándara prologando Otra vuelta de tuerca: “Internet, sin ir más lejos, es otro tópico medieval, en este caso, de corte nominalista. Si uno acierta con la dirección y con la palabra clave, cree estar en posesión de los contenidos [...]. Entre unas cosas y otras, cabe la posibilidad de que el mundo se esté yendo derecho a la edad oscura.”

Pues eso, que por el poder que me confiere el aire cibernético, declaro inaugurado este blog; para lo que sea, a ver si hacemos algo. Ale.

2 comentarios:

elintenso dijo...

Mucha suerte y estaremos atentos a ese teclado que a veces sirve para conectarnos con el mundo que tenemos en la cabeza...

Eloy Garavís dijo...

Gracias intenso. Estoy empezando pero ya sabes que soy un flojo de cuidao.

Etiquetas

Buscar