Um sinal

. miércoles, 9 de abril de 2008

Últimamente escucho mucha música brasileña. Hacía años que no me aplicaba tanto a uno de mis vicios más pronunciados. La debilidad me entró allá cuando mis años mozos tocaban a su fin con 5º de filología, y me rendí del todo en un concierto de Gilberto Gil. A partir de ahí empezó un largo periplo que llega hasta hoy, que me descubro escuchando una vez más “o dia em que faremos contato” de Lenine. Siempre es un reencuentro feliz que supone repasar la ya amplia discografía que anida en mi estantería. Hoy he comenzado con Vinicius Cantuaria y he seguido con Vanessa da Mata, Marcio Faraco y Maria Rita. Lo que ha de venir lo decidiré después de escribir esto. Yo creo que lo que une mi gusto por estas músicas tan diferentes es el portugués; Brasil es un continente musical unido por la lengua. Y el portugués es la primera lengua extranjera que escuché en mi vida. Eso no es lo único, evidentemente, pero lo dejo para otro post en el que me dé por hacer crítica musical.

Está siendo una buena noche.

1 comentarios:

Virita dijo...

Me gusta lo de los años mozos,Que el largo periplo siga adelante.
Un beso.
Virita.

Etiquetas

Buscar